¿Cuáles son los errores a la hora de reducir costos?

Por: Paola Herrera – Comunicación Digital Levapan.

Encontrar el equilibrio en cada aspecto del negocio culinario es un proceso de tiempo que lleva consigo errores y aciertos, unos más caros que otros. No solo se trata de dar frutos monetarios, sino además, de compartir experiencias que brinden un servicio de calidad, con el fin de generar mayor captación de público y que este sea fiel a su restaurante. La clave está en darle el valor a la calidad del servicio.   

Pensar en reducir costos se da, cuando el restaurante presenta egresos altísimos que al suplirlos dejan utilidades mínimas.

Cuando se pone en marcha un plan de reducción de costos se pueden cometer errores. Evite caer en los más comunes para no comprometer la gestión de su negocio:

Desfase de la productividad: Aterrice sus números y actúe conforme a la capacidad de su restaurante, todo gira en torno al nivel de productividad. No haga cuentas que no vayan acordes con los resultados de su establecimiento, usted como administrador del lugar, sabe mejor que nadie en cuanto oscilan las ganancias, gastos y consumo de servicios e ingredientes. Para ello lleve un registro de las actividades y los patrones que se repiten, es decir; cada mes se atienden cierto número de clientes, se consume determinada cantidad de insumos y la nómina con los servicios se mueven entre ciertos valores.

Falta de trazabilidad: Si no se cuenta con una trazabilidad específica que le permita hacer un seguimiento de la evolución de su restaurante; especificando ingresos, gastos, costos y costos secundarios, probablemente sus ingresos serán mayores que sus gastos e invertirá poco en comparación a lo que verdaderamente necesita. Una contabilidad e inventarios bien llevados le permitirá gestionar su reducción de costos sin que le generen inconvenientes en sus inversiones.

Calidad de insumos: La salida más recurrente pero que a la larga le traerá problemas, es invertir en suplementos de menor calidad con la intención de disminuir gastos. Esto no significa que algunos ingredientes por ser económicos; representen un mal producto, todo depende del diseño de su receta, ella le dictará cuáles insumos requiere.

Sus preparaciones son la razón primordial por lo cual el cliente lo visita, por eso es recomendable que no la altere, agregando ingredientes que puedan comprometer la calidad del plato por ahorrarse unos cuantos pesos. Esta reducción de presupuesto, significaría poner en terreno inestable el servicio al cliente, así mismo, evitando invertir en el ambiente propicio para los comensales como el mantenimiento óptimo del lugar, la limpieza y el estado del inventario.

Reducción del recurso humano: Un restaurante no funciona eficientemente con una sola persona, es necesario contar con un equipo cualificado que lo respalde en sus procesos productivos y aporte experiencia al lugar. Es un gran error no invertir en el número necesario de trabajadores y en un ambiente laboral apropiado para ellos, porque de lo contrario, se verá afectado su rendimiento, la efectividad del servicio y salud laboral de sus empleados.

Reducción en la inversión de marketing: Un establecimiento gastronómico siempre puede expandirse y llegar a cada vez más clientes, no hay límite para que usted comparta lo que tiene para ofrecer, por consiguiente, recortar demasiado el presupuesto que tiene destinado para su campaña de marketing coartará la capacidad de convocatoria y quedará estancado en el mismo lugar. Esta es la bandera que habla por su restaurante fuera de los muros.

Con estos cinco tips podrá tener una idea más aterrizada de los factores que no puede pasar por alto cuando desee recortar los costos de un restaurante. Gestione sus finanzas y controle el uso de los  insumos de manera que no deje de suplir otros aspectos cruciales de su establecimiento para que no deje de ser uno con gran calidad.

“Para reducir los Costos hay que conocer muy bien su negocio”- Anónimo.

Si le ha gustado este artículo, compártalo en sus redes sociales.

Related posts